Authentic acaba con el sueño de Tiz the Law

La edición 146 del Kentucky Derby (G1) será recordada por muchas cosas, algunas ajenas competamente al ámbito deportivo: Covid-19, Black Live Matters, etc. Pero también como aquella en la que Bob Baffert, con seis triunfos en la prueba, igualó el récord de Bob Jones, y Authentic (Into Mischief) destronó al campeón Tiz the Law (Constitution).

El triunfo de Authentic (8-1), tercer favorito de la carrera, debió sorprender hasta al preparador miembro del Hall Of Fame, que fue asimilando como a medida que se acercaba la cita sus opciones se reducían dramáticamente. Primero, vio caer lesionado a Nadal; pocos días más tarde, se confirmó el positivo de Charlatan y a escasos minutos de que se diera la salida, con los caballos ya en el paddock, tuvo que retirar a Thousand Words. Por cierto, un paddock que, para tratarse de una prueba sin espectadores, estaba abarrotado de gente. El último sobresalto, este ya meramente anécdotico, lo vivió cuando su pupilo se asustó en el momento en el que trataban de ponerle la guirnalda de 554 rosas rojas, reservada al vencedor, y Baffert acabó en el suelo.

La carrera que da inicio a la Triple Corona, pero que este año de pandemia fue el eslabón intermedio de la serie que culminará con el Preakness Stakes (G1), tuvo en Authentic a un dominador claro. Pese a partir frío desde el cajón más exterior, John Velazquez consiguió situarle al mando del lote coincidiendo con el primer paso por la línea de meta, como si de una premonición de lo que estaba por venir se tratara. La leyenda puertorriqueña administró a la perfección las fuerzas de su caballo y este supo responder a la hora de la verdad, cuando a la entrada de la recta final vio aparecer a su derecha a Tiz the Law. El favorito venía con aires ganadores, pero se topó con una muralla numantina que puso fin a su sueño. “Hizo la carrera más increíble, pero tenía caballo para ello”, dijo Baffert.

Para Velazquez, que ya ganó el Kentucky Derby en 2011 y 2017, supuso su tercer triunfo en la cita más emblemática del turf norteamericano y el 200 en lo que a Grupos 1 se refiere (el primero lo consiguió en 1995).

Protestas 

El ambiente festivo que envuelve al Kentucky Derby se vio alterado por las milicias armadas del Black Lives Matter, que marcharon alrededor de Churchill Downs, coreando el nombre de Breonna Taylor y exigiendo que se cancelara la prueba. Una avioneta voló sobre el hipódromo con una pancarta en la que se podía leer: “Arrestad a los dos policias que mataron a Breonna Taylor”, haciendo referencia a la mujer negra que murió en su casa desarmada a consecuciencia de un disparo realizado por la policia de Louisville en marzo y que se ha convertido en una de las exigencias del movimiento Black Lives Matter. El recinto tuvo que ser protegido por antidisturbios y vehículos militares blindados.