Hipodamo de Mileto, Eminence y Most Empowered, trio para un Gran Premio de ‘montas’

Es el Gran Premio de Madrid (Cat. A). Ni Ciudad de Madrid, ni otras zarandajas. Es nuestra carrera por excelencia. La que marca cada temporada. Y hasta en este desgraciado 2020 hay que rendirle pleitesía. Hay que cuidar lo nuestro. Muchos ganadores lo contemplan como para no respetarlo. Digo esto porque me desagrada profundamente verlo antes del Derby o coincidir en programa con el Gran Premio Claudio Carudel. No digamos ya el no haber tenido la cintura suficiente como para cambiar el horario y no hacerlo disputar a las 13.20 horas de un domingo 5 de julio. Pero bueno, pensemos que 2020 es un año maldito. Pasemos por alto todo y disfrutemos de los 2.500 metros más apasionantes de la temporada. Y hagámoslo uno por uno. A nuestra manera.

Cnicht (Silver Frost); Es el favorito lógico. Tres carreras en suelo español y 101.000 euros a la buchaca. Una Copa de Oro (L), un Memorial (L) y otro segundo en la prueba magna donostiarra. ¿Quién lo discute en su sano juicio? Quien no lo tiene. Servidor. No me gusta. Soy de los pocos que le saco hasta del trío. En mi opinión acusará varios factores en negativo. Por un lado el calor y por otro el ritmo de carrera, que presumo de record absoluto por el estado de la pista. Además no confío mucho en la monta de Mickael Forest, un jockey del sudoeste francés que sólo ha ganado diez carreras. Su última victoria en Listed tiene truco porque es en 1900 metros en una carrera más falsa que una moneda de seis euros. De verdad que no lo veo en el trío, pero a lo mejor el lunes me veo escribiendo excusas. Me arriesgo. Le tacho.

Dom Alvaro (Anodin); No me gustó su aspecto en la preparatoria. Apareció sudado y con mal pelo. Un caballo nacional que el pasado año se ganó algo más que el pienso. Su remate debe ser insuficiente en esta categoría por más que José Luis Borrego trate de aprovechar el venir sobre cadáveres en la recta. Presencia testimonial.

Emin (Camelot); Sousa avisó tras la preparatoria que el caballo estaría mucho mejor en el Gran Premio de Madrid y que le había elegido para conocerle mejor de cara a esa cita. Dicho y hecho. Se monta en Most Empowered (Soldier of Fortune). Parece que con eso estaría dicho todo. Emin tiene a su favor el fondo y en su contra la pista dura. No le veo, aunque no es descartable.

Eminence (Sea The Stars); Para mí la carrera pasa por este caballo y la táctica que tenga en su cabeza Guillermo Arizkorreta. Comprado para este Gran Premio de Madrid. Todas las luces encendidas para ganar y le ponen un sparring de 1.200 metros. A saber. Lo normal es que el ritmo impuesto por Virrey (Dream Ahead) le haga no desgastarse en el recorrido. Pero tampoco puede salir a la cola de su compañero de colores, más que nada porque sería difícil aguantar el ritmo de un velocista y porque tampoco estamos hablando de un superclase, porque si fuera así no necesitaría a Virrey.

Federico (Acclamation); Otrora habitual de estas batallas. Ha perdido pegada. La monta de Nieves García le hará ser la primera mujer en competir en el Gran Premio de Madrid. Mucho mérito. La historia se escribe con esfuerzo. 

Hipodamo de Mileto (Falco); Es mi favorito. Espero que repita el triunfo de 2019. Tiene su carrera en Francia donde le montó, con contratiempo incluido, Borja Fayos y donde demostró estar a nivel de los mejores. Fayos es una garantía, pero es la primera vez que le monta en Madrid. Eso puede ir en su contra, porque creo que va a ser una carrera muy de jockeys por el asunto Virrey. Tendrá que medir muy bien y no precipitarse. Si repite su valor, y Calderón lo tiene como un reloj, es la mejor opción de todas. Hay que ir con él. Y, si gana, rendirle pleitesía porque el que quiera derrotarle deberá correr mucho y bien.

Melting Dew (Cacique); Otro caballo que se presentó en la preparatoria en Madrid. En aquella ocasión batió a Eminence. También comprado para disputar el Gran Premio de Madrid. No luce tan buenos papeles en origen como el de Arizkorreta. Lleva sin ganar desde el 6 de julio de 2018, pero Óscar Anaya es un mago para llegar en el mejor momento al día D. Su primera carrera en Madrid necesitó de la fuerza de Borja Fayos que esta vez no la tendrá. En su lugar, Emilien Revolte, que la última vez que montó para Óscar Anaya se fracturó el fémur, tendrá que estar muy enérgico. Si acierta con la monta puede ser la gran sorpresa.

Obanos (Pivotal); Aunque es un caballo que le tienen bien considerado en su patio, su presencia es testimonial. O debería de serlo. Ganas de ver al jockey Tomas Lukasek, que un checo que viene a Madrid…

Parsifal (Rip Van Winkle); Al igual que Federico o Tuvalu (Shirocco) es de los clásicos. Caballo curtido en mil batallas podría aspirar a una colocación en su mejor momento y éste parece haber pasado. No seduce su opción, aunque una carrera dura podría beneficiarle. Si corre al nivel del año pasado, una colocación estaría a su alcance en los tríos suculentos.

Qatar River (French Fifteen); Reconozco que como espero que este año el Gran Premio de Madrid sea una carrera de jockeys busqué a José Luis Martínez. Subirse en el de Barbara Valenti es un aval, pero creo que al igual que Obanos es un caballo de valor inferior. Si está en la llegada sería una sorpresa de las mayúsculas.

Ring Cycle (Norse Dancer); Extraña la monta y la excusa que ofreció su preparador para no correr la preparatoria. “No encontré una monta fiable”. La importancia que le damos al de arriba a veces es mucha. Se traen a Pierantonio Convertino (¿?). Habrá que ver si les sale bien.

Tuvalu; Quizá al caballo al que más le beneficie la pista y el calor. Tengo mucha fe en Jaime Gelabert como el jockey que escriba muchas páginas del futuro de nuestro turf. A este caballo le han enterrado antes de tiempo. No estoy en esa ventanilla. Si hay paso puede no haber quinto malo. Ya ha ganado esta carrera en 2017 y todo es posible. Si les gusta el riesgo, un euro.

Virrey; Lo digo en la previa. Para mí una locura su matrícula. Va contra la lógica del turf. Esto no es atletismo. Sin embargo, en el patio deben creer que es la única manera de garantizar un paso selectivo para Eminence. Arguinzones debe manejar el ritmo de carrera y no le será fácil. Si se marcha muchos cuerpos nadie le va a seguir, sino lo hace tampoco va a rematar después de más de dos kilómetros de ritmo sostenido. Veremos que ocurre.

We Know (Teofilo): Diego Sarabia merece montar en el Gran Premio. Lo hace con un caballo de su propiedad. Su opción es muy remota. No le veo.

Most Empowered: Lo escribí al ganar en la preparatoria. Irá en todas mis combinaciones para el Gran Premio de Madrid. Ganó falta y lo hizo con una solvencia impropia. Cambia de monta y debe mejorar con la moral de Ricardo Sousa, lo que nos indica que es la mejor opción del patio. Tiene la distancia, aunque un ritmo fuerte puede ir en su contra en los últimos metros. Con tanta opción como Hipodamo de Mileto y Eminence para tener el cartel de favorito.