Irad Ortiz Jr, el caudillo de la 36ª Breeders’ Cup

Vino Rosso (Curlin)

El festival de carreras más famoso del mundo llegó a su fin en la madrugada del domingo (horario peninsular) con Irad Ortiz Jr como gran protagonista. El jinete boricua sumó su novena victoria en la Breeders’ Cup, la cuarta del fin de semana, con Vino Rosso (Curlin). Su triunfo en la Longines Classic (G1) vino precedido por sus éxitos en la Longines Turf (G1), con Bricks and Mortar (Giant’s Causeway); la Big Ass Fans Dirt Mile (G1), con Spun To Run (Hard Spun) y la Juvenile Turf Sprint (G2) con Four Wheel Drive (American Pharoah), igualando el récord que Garrett Gomez estableció en 2008, todo bajo la atenta mirada de los 67,811 espectadores que se dieron cita en Santa Anita Park el sábado, por los 41.243 del viernes.

Belvoir Bay (Equiano)

Una auténtica superviviente

Belvoir Bay (Equiano) desapareció durante dos días en el devastador incendio que arrasó el centro de entrenamiento de San Luis Rey (California) en el que murieron 46 caballos. En un intento desesperado por salvar su vida la dejaron en libertad junto a otros ejemplares y cuando la encontraron estaba llena de heridas, dos años después es ganadora, con tiempo récord incluido, de la Breeders’ Cup Turf Sprint (G1).

Four Wheel Drive (American Pharaoh)

American Pharoah volvió a ganar…

Pero esta vez como semental. El ganador de la Triple Corona de 2015 no tuvo que esperar mucho, ya que vio como su hijo Four Wheel Drive (invicto en tres salidas, todas en Stakes) se llevó la Breeders’ Cup Juvenile Turf Sprint (G2, 1.000m), la primera de las cinco pruebas reservadas a los dos años. “Es genial para sus propietarios, fantástico para Coolmore y toda la gente que puso mucho dinero en American Pharoah, dijo el preparador del ganador Wesley Ward.  

Blue Prize (Pure Prize)

La Distaff se mueve a ritmo de tango

No fue por una cabeza sino por 1 1/2 cuerpo por lo que Blue Prize (Pure Prize), con la monta de Joe Bravo, batió a la gran favorita Midnight Bisou (Midnight Lute) en la Longines Distaff (G1). La yegua que prepara Ignacio Correas se convirtió en el quinto ejemplar argentino que gana una prueba de la Breeders’ Cup y siguió los pasos de sus compatriotas Bayakoa (Consultants Bid), que ganó esta misma carrera en 1989 y 1990; Paseana (Ahmad), que hizo lo propio en 1992; Invasor (Candy Stripes), ganador de la Classic en 2006 y Calidoscopio (Luhuk) que se coronó en la Marathon de 2012.

Joseph O’Brien

Joseph O’Brien hace historia

A sus 26 años, el hijo de Aidan O’Brien, que ya tenía el honor de ser el más joven entre los jockeys en ganar una carrera de la Breeders’ Cup (St. Nicholas Abbey – BC Turf 2011), se convierte también en el preparador de menor edad en visitar el recinto de ganadores. Además, une su nombre al de Freddie Head como las dos únicas personas que han ganado como jockeys y entrenadores en el festival norteamericano. Iridessa (Ruler Of The World), que seguirá en entrenamiento el año que viene, salvo la honra del viejo continente en la Maker’s Mark Filly & Mare Turf (G1).

Bricks and Mortar (Giant’s Causeway)

Caballo del año

Con su triunfo en la Breeders’ Cup Longines Turf, Bricks and Mortar dejó sentenciado el Horse of the Year. El pupilo de Chad Brown despide el año invicto tras seis salidas, cinco de ellas en carreras de Grupo 1.

Concluida la 36ª edición, unos festejan sus victorias y otros lamen sus heridas, pero todos sueñan ya con Churchills Down 2020.