Mauri Delcher conquista Qatar

Pedro Cara se impone en el Qatar International Derby (G2). Foto: Qatar Racing and Equestrian Club

Mauri Delcher añadió este sábado Qatar y su Derby (G2) a su lista de conquistas. Lo hizo con Pedro Cara (Pedro The Great) recientemente vendido a su Alteza Real el cheikh Mohammed bin Khalifa Al Thani y al que seguirá entrenando, «de momento, hasta el 22 de febrero cuando correrá la H.H The Amir Trophy (G1) con un millón de dólares en premios (570.000$ para el ganador). Después, evaluaremos la situación de que es lo que quieren hacer con el caballo», nos adelanta en exclusiva desde el emirato árabe el preparador español.

Black Type.- ¿Como ha visto la carrera?

Mauri Delcher .- Gana con mucha autoridad y en todo momento lo he visto muy bien. Teníamos hablado el dejarle salir y que hiciera la primera curva a su voluntad para no regalar demasiados cuerpos y, a partir de la recta de enfrente, ver cómo reaccionaba el caballo e irnos posicionando. Enseguida vi que cuando le mostró un poquito de pista ganó posiciones muy fácil, iba con mucho caballo y estaba seguro que disputaría la victoria. En cuanto desembocó en la recta mostró una fuerte aceleración que le situó cerca de la cabeza y viví los últimos 200 metros con cierta tranquilidad.

Mauri Delcher (izquierda) se estrenó con victoria en Qatar. Foto: Qatar Racing and Equestrian Club

BT.- ¿Le preocupó que los 2.000 metros se le quedaran cortos?

MD.- Si, independientemente del resultado de hoy, 2.000 metros es una distancia corta para Pedro Cara, pero habíamos trabajado en ello. Además, llegó bastante fresquito, que es importante a la hora de afrontar distancias más cortas. Partió con mucha alegría y ganas de correr, y lo ha hecho bastante bien. Creíamos y sigo pensando que 2.000 metros, y más en una pista como la de Qatar, era un hándicap, pero hemos tenido suerte y la carrera se ha desarrollado muy rápida y eso ha hecho que haya sido muy selectiva.

BT.- El turf, al menos en la era moderna, está en manos de los árabes. ¿Ganar para su Alteza Real el cheikh Mohammed bin Khalifa Al Thani le puede abrir las puertas de un nuevo mercado?

MD.- El ganar siempre es una proyección. Ganar hándicaps o pequeñas carreras también lo es, ya que indica que tu trabajo está bien hecho. Ahora, evidentemente, estás en el anonimato. Puedes hacer una gran campaña con caballos pequeños o de pequeño valor y, sin embargo quedas en el olvido. Lo que te saca de ese anonimato son las grandes carreras, los Grupos, y ganarlas te pone en el escaparate, te proporciona una mayor visibilidad. Te pone cara y nombre. Pero lo importante es ganarlas, que cuando tengas un buen caballo sepas aprovecharlo, escoger bien las carreras y demostrar que sabes hacer bien tu oficio. Luego, a partir de ahí, el que quiera venir que venga. Tengo 53 años y nunca había entrenado para ningún propietario árabe, pero hemos ganado unas cuantas carreras y seguiremos haciéndolo con o sin ellos

BT.- ¿Cómo surgió la venta de Pedro Cara?

MD.- Después de la carrera de Estados Unidos hubo varias propuestas que rechazamos porque no nos parecían suficientes y en un momento determinado, en el meeting del Arco, se nos acercaron unos agentes que nos realizaron una oferta muy suculenta que no pudimos rechazar y nos pidieron que no corriera el Royal Oak (G1).

BT.- ¿Qué valoración hace de este 2019?

MD.- Muy buena. Estoy muy satisfecho. Sobre todo porque veníamos de una muy buena campaña en 2018 y para un entrenador como yo, con unos recursos de caballos limitados, que además solemos vender cuando tenemos buenas ofertas como fue el caso de Coeur De Beaute (Dabirsim) y Nova Sol (Soldier Hollow), el volver a renovar la cuadra con nuestras pequeñas inversiones se me antojaba muy complicado. A día de hoy, con esta victoria, en premios hemos superado lo logrado el año pasado y en victorias, me parece que estamos a una de igualarlas. Volvemos a repetir una campaña excepcional como fue la de 2018 y para mí eso es muy importante porque es doblemente difícil para entrenadores como yo. Puedes renovar en tres o cuatro años, pero hacerlo al año siguiente es bastante más complicado y es de lo que me siento más orgulloso.