Miguel Alonso: De casta le viene al galgo

Miguel Alonso junto a Zeri, uno de los caballos a su cargo en el Hipódromo de San Sebastián.

“Surge más por pasión que por otra cosa”, nos confiesa Miguel Alonso Roldán, hijo de Miguel Alonso Gómez, que a sus 21 años ha decidido seguir los pasos de su padre y se ha convertido en el preparador más joven del Siglo XXI en el turf español. De casta le viene al galgo. 

“Es verdad que soy muy joven, puede ser muy pronto, pero llevo mucho tiempo trabajando con mi padre. Cuando él viajaba, era yo el que me quedaba en la cuadra, el que mantenía los caballos… Digamos que llevo mucho tiempo cubriendo las funciones de primer mozo. También me he preparado en Francia. Estuve trabajando en Pau, en la cuadra de Héctor de Lageneste, y con Mauricio Delcher, en Chantilly”. Junto al maestro permaneció durante siete meses, hasta el 31 de agosto, cuando decidió centrar sus esfuerzos en prepararse para sacar la licencia.

San Sebastián, centro de entrenamiento en el que su padre trabajaba antes de retirarse hace pocos años, será su punto de partida. “Pasaré allí el invierno, ya que hay carreras muy interesantes en el meeting de Pau y por el suroeste francés”, dice apuntando a una reunión que podría abrirle las puertas de la capital. “Para cuando empiece la temporada de primavera en Madrid, me gustaría, si tuviera los suficientes caballos, instalarme en La Zarzuela”.

Ni el apellido Alonso, su padre fue el último preparador en  ganar en Madrid con la mítica cuadra Rosales, ni su juventud parecen amilanarle. “¿Presión? no. Intentaré hacerlo lo mejor posible y demostrar que, aunque sea joven, estoy preparado”, responde recogiendo el guante, consciente de tener en sus manos un libro con las páginas en blanco y una historia, la suya, por escribir.