La disyuntiva de Rodaballo: subir a la milla o bajar de categoría

Actualidad Crónicas España Oriente Medio

Tras su estreno, el Día de Reyes, en la jornada inaugural del Carnaval, los responsables de Rodaballo (Lope de Vega) ya están estudiando el programa a seguir que, descartadas las pruebas a correr en el dirt, arroja solo dos opciones: subir de distancia o bajar de categoría.

El campeón español, que ha visto como tras su quinto puesto en el Al Fahidi Fort (Grupo 2, 1400 metros) los handicappers de Dubai Racing Club han corregido al alza su valor, pasando de 103 a 105 libras, podría volver a la acción en tan sólo dos semanas, el 20 de enero, en la Zabeel Mile (Grupo 2, 1600 metros), donde se volvería a enfrentar al Godolphin Suhail (Dubawi), verdugo en su estreno en los Emiratos Árabes Unidos.

La otra opción que baraja Guillermo Arizkorreta pasa por mantenerle en los 7 furlongs, pero esto implica bajar un escalón en lo que al nivel de exigencia se refiere, ya que el objetivo sería el Business Bay Challenge (Listed, 1400 metros), el 10 de febrero. Esta variante, además de mantenerle en su distancia ideal, le ofrece más días de descanso y podría ser la preparatoria perfecta para su asalto, el 25 de ese mismo mes, a la 1351 Turf Sprint, Grupo 3 sobre 1351 metros reservado a ejemplares de cuatro y más años con una bolsa de millón y medio de dólares y para la que está matriculado en el meeting de la Saudi Cup.

Dependiendo del valor ofrecido por Rodaballo en esos envites los aficionados podríamos disfrutar con una despedida a la altura de un jockey legendario del turf español como José Luis Martínez en la Godolphin Mile (Grupo 2, 1600 metros), el 25 de marzo, que reparte un millón de dólares en premios, en la gran noche de la Dubai World Cup. También está la opción de decir presente en el Super Saturday corriendo una prueba condicional, el Ras Al Khor (1400 metros y 300.000 dólares).

Fotografo: Dubai Racing Club/Abdalla Khalifa